LA BUENA GENTE QUE MUERE Toda persona que nace merece respeto. Toda persona que muere merece respeto. La vida y la muerte merecen respeto. Yo soy fiel creyente de que nacemos puros y morimos en estado de gracia. ( cualquiera que sea la forma en que muramos…porque el tiempo no existe, es un invento humano, entonces toda alma, al morir, muera de un disparo de repente o por una larga agonía o una larga enfermedad…tiene tiempo para la purificación, el perdón y esa vuelta a la inocencia del inicio)  Y esto no lo he inventado yo, porque no soy ni filósofa, ni religiosa, ni maestra de ninguna corriente espiritual ni nada de eso…solo una apasionada de la observación de estos procesos de muerte que se ha interesado , sobre todo, en una época reciente, a leer mucho mucho y estudiar sobre estos temas, desde muchas fuentes de diversas culturas. No creo que sea casualidad que cuando alguien muere la mayoría de las personas sintamos deseo de recordar las cosas buenas, las cualidades o los buenos recuerdos de las personas que mueren…creo que es parte de esa sabiduría interna la que nos lleva a eso, ese lazo primordial, escencial, ese reconocernos parte de una misma energía en medio del cosmos, en medio de la nada que es todo. Nunca irrespeto a alguien que ha muerto. Nunca voy a hacerlo. No solo por él o por ella, sino por la gente que le ama y que sufre su partida. Eso para mi es sagrado, y como todo lo sagrado, merece mi respeto más profundo. Si no tengo nada bueno que decir porque no tengo bonitos recuerdos ni me ha parecido bonito lo que esa persona hizo o dijo en vida guardo silencio. ¿ Quién soy yo para juzgar una vida entera por el pedacito ínfimo que tuve apenas la suerte o la desgracia de conocer?  Es mi manera de seguir honrando la vida.

Julia Ardón
San José, Costa Rica, 
julio 20, 2014

LA BUENA GENTE QUE MUERE

Toda persona que nace merece respeto. Toda persona que muere merece respeto.
La vida y la muerte merecen respeto.

Yo soy fiel creyente de que nacemos puros y morimos en estado de gracia. ( cualquiera que sea la forma en que muramos…porque el tiempo no existe, es un invento humano, entonces toda alma, al morir, muera de un disparo de repente o por una larga agonía o una larga enfermedad…tiene tiempo para la purificación, el perdón y esa vuelta a la inocencia del inicio)

Y esto no lo he inventado yo, porque no soy ni filósofa, ni religiosa, ni maestra de ninguna corriente espiritual ni nada de eso…solo una apasionada de la observación de estos procesos de muerte que se ha interesado , sobre todo, en una época reciente, a leer mucho mucho y estudiar sobre estos temas, desde muchas fuentes de diversas culturas.

No creo que sea casualidad que cuando alguien muere la mayoría de las personas sintamos deseo de recordar las cosas buenas, las cualidades o los buenos recuerdos de las personas que mueren…creo que es parte de esa sabiduría interna la que nos lleva a eso, ese lazo primordial, escencial, ese reconocernos parte de una misma energía en medio del cosmos, en medio de la nada que es todo.

Nunca irrespeto a alguien que ha muerto. Nunca voy a hacerlo. No solo por él o por ella, sino por la gente que le ama y que sufre su partida. Eso para mi es sagrado, y como todo lo sagrado, merece mi respeto más profundo.

Si no tengo nada bueno que decir porque no tengo bonitos recuerdos ni me ha parecido bonito lo que esa persona hizo o dijo en vida guardo silencio. ¿ Quién soy yo para juzgar una vida entera por el pedacito ínfimo que tuve apenas la suerte o la desgracia de conocer?

Es mi manera de seguir honrando la vida.

Julia Ardón

San José, Costa Rica,

julio 20, 2014

EL NEGOCIO DE LA GUERRA

Mientras los miembros del consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sean los mayores fabricantes de armas en el mundo ( o sea , los que necesitan guerras para sostener sus economías) estamos ¿ diay?….como estamos….que a cada rato estallará algún conflicto porque en algún lado hay “un enemigo” de la paz, la democracia, la libertad y bueno…todo eso que llevan como bandera quienes declaran las guerras y que consideran “daños colaterales” sin importancia la muerte de civiles, las enormes tragedias humanitarias que provocan las poblaciones destruidas o sitiadas, los hospitales abarrotados, las familias dolientes…

Eso sí, creo que a pesar de todo cada vez somos más las personas en el mundo que tenemos claro que la guerra no es solución para ningún conflicto y que el camino de la violencia solo perpetúa el dolor y no conduce a la paz. Por eso sigo teniendo esperanza.

Julia Ardón
San José, Costa Rica
julio 10, 2014

BELLAS DESPIERTAS VAN AL CINE A VER A MALEFICA CON EL CORAZON:  Para las mujeres que hemos hecho un trabajo interior profundo, para las que nos hemos cuestionado por qué estamos donde estamos, por qué asumimos los roles que asumimos, para las mujeres críticas, informadas y rebeldes…la película Maléfica está llena de guiños y complicidad. Las personas con conocimiento de la verdadera teoría feminista, quienes se han acercado a entender las trampas del patriarcado, las personas que han entendido el clarísimo mensaje de Jung con respecto a la complejidad del alma humana, encontrarán en esta obra montones de mensajes clarísimos .  MALEFICA, la nueva película de Disney , evidentemente fue concebida y realizada por gente despierta, por bella gente despierta. El espectáculo visual estético es hermoso y conmovedor a ratos y sobrecogedor otras veces y de una extraordinaria profundidad. Acercarnos a un cuento de otro modo me recuerda la valiosa revisión que Clarissa Pinkola Estess nos regaló hace unos años con “Mujeres de Corren con Lobos”. En los relatos medievales y los mitos fundacionales de todas las culturas está la fuente de toda la ideología que les sostiene. La historia de La Bella Durmiente del bosque no es la excepción. Me moriría porque el mismo Perrault pudiera venirse desde su tiempo al cine un día de estos a tener la experiencia de re-descubrir su relato desde la mirada contemporánea. Con cuatro amigas más, todas mujeres despiertas; descubrimos de manera muy clara el significado de muchos de los hechos e imágenes que se muestran de manera tan hermosa en la película. No todas vimos todo igual, obvio; porque no todas vivimos la vida igual ni sentimos igual ni vivimos igual ni hemos tenido las mismas experiencias, pero si tenemos la sensibilidad para reconocernos parte del colectivo cada vez más ancho que sabe que sí, que el cuento no era como nos lo habían contado….y que los príncipes hermosos sirven para muchas cosas, pero no necesariamente para salvarnos ni despertarnos de los sueños, que no hay dolor más terrible que te corten las alas, que las alas las podés recuperar, que a la sombra se le integra, se le acepta y se le ama, que el amor se manifiesta de muchas maneras, y que quien hace daño también se daña a sí mismo, pero puede redimirse. Compartimos con mucha emoción el planteamiento , además, de que hay “reinos” donde no se necesitan más reyes ni reinas…y que el dolor, el despecho y la tristeza nos puede llevar a ser violentas, malvadas, vengativas y opresoras…que para vencer lo que queremos vencer tenemos que seguir las armas que nos propone el corazón cuando se conecta con la armonía , y que solo el amor verdadero ( comenzando por el propio) nos salva del sueño eterno de los siglos al que el gran hechizo nos ha pretendido confinar. Todas somos Maléfica, todas somos Aurora. Todos los hombres también pueden ser Stefan. Felipe o el cuervo hermoso y compasivo. El potencial está latente en todas las personas. ¿ qué lado vamos a potenciar con el alimento cotidiano de nuestras acciones?  Vale la pena verla, con los ojos despiertos….los anteojos de la tercera dimensión potencian la capacidad para ver allí donde podemos ver quienes hemos rechazado la idea de ser bellas durmientes para ser mujeres complejas y hermosas despiertas, en fin: HADAS. La recomiendo mucho para niñas ( grandecitas, porque tiene partes violentas) , para adolescentes especialmente y para mujeres de todas las edades.  ( En la foto uno de los personajes más hermosos: la joven maléfica…una niña fuerte que confía y que tiene sentido de pertenencia con respecto a su comunidad y su territorio)

Julia Ardón
San José, Costa Rica
julio 10, 2014

BELLAS DESPIERTAS VAN AL CINE A VER A MALEFICA CON EL CORAZON:

Para las mujeres que hemos hecho un trabajo interior profundo, para las que nos hemos cuestionado por qué estamos donde estamos, por qué asumimos los roles que asumimos, para las mujeres críticas, informadas y rebeldes…la película Maléfica está llena de guiños y complicidad.

Las personas con conocimiento de la verdadera teoría feminista, quienes se han acercado a entender las trampas del patriarcado, las personas que han entendido el clarísimo mensaje de Jung con respecto a la complejidad del alma humana, encontrarán en esta obra montones de mensajes clarísimos .

MALEFICA, la nueva película de Disney , evidentemente fue concebida y realizada por gente despierta, por bella gente despierta. El espectáculo visual estético es hermoso y conmovedor a ratos y sobrecogedor otras veces y de una extraordinaria profundidad.

Acercarnos a un cuento de otro modo me recuerda la valiosa revisión que Clarissa Pinkola Estess nos regaló hace unos años con “Mujeres de Corren con Lobos”. En los relatos medievales y los mitos fundacionales de todas las culturas está la fuente de toda la ideología que les sostiene. La historia de La Bella Durmiente del bosque no es la excepción. Me moriría porque el mismo Perrault pudiera venirse desde su tiempo al cine un día de estos a tener la experiencia de re-descubrir su relato desde la mirada contemporánea.

Con cuatro amigas más, todas mujeres despiertas; descubrimos de manera muy clara el significado de muchos de los hechos e imágenes que se muestran de manera tan hermosa en la película. No todas vimos todo igual, obvio; porque no todas vivimos la vida igual ni sentimos igual ni vivimos igual ni hemos tenido las mismas experiencias, pero si tenemos la sensibilidad para reconocernos parte del colectivo cada vez más ancho que sabe que sí, que el cuento no era como nos lo habían contado….y que los príncipes hermosos sirven para muchas cosas, pero no necesariamente para salvarnos ni despertarnos de los sueños, que no hay dolor más terrible que te corten las alas, que las alas las podés recuperar, que a la sombra se le integra, se le acepta y se le ama, que el amor se manifiesta de muchas maneras, y que quien hace daño también se daña a sí mismo, pero puede redimirse.

Compartimos con mucha emoción el planteamiento , además, de que hay “reinos” donde no se necesitan más reyes ni reinas…y que el dolor, el despecho y la tristeza nos puede llevar a ser violentas, malvadas, vengativas y opresoras…que para vencer lo que queremos vencer tenemos que seguir las armas que nos propone el corazón cuando se conecta con la armonía , y que solo el amor verdadero ( comenzando por el propio) nos salva del sueño eterno de los siglos al que el gran hechizo nos ha pretendido confinar.

Todas somos Maléfica, todas somos Aurora. Todos los hombres también pueden ser Stefan. Felipe o el cuervo hermoso y compasivo. El potencial está latente en todas las personas. ¿ qué lado vamos a potenciar con el alimento cotidiano de nuestras acciones?

Vale la pena verla, con los ojos despiertos….los anteojos de la tercera dimensión potencian la capacidad para ver allí donde podemos ver quienes hemos rechazado la idea de ser bellas durmientes para ser mujeres complejas y hermosas despiertas, en fin: HADAS.

La recomiendo mucho para niñas ( grandecitas, porque tiene partes violentas) , para adolescentes especialmente y para mujeres de todas las edades.

( En la foto uno de los personajes más hermosos: la joven maléfica…una niña fuerte que confía y que tiene sentido de pertenencia con respecto a su comunidad y su territorio)

Julia Ardón

San José, Costa Rica

julio 10, 2014

SOY MESTIZA Vamos recordando de nuevo nuestra condición mestiza. Somos hijas e hijos de esta tierra y por nuestra sangre corre sangre indígena. Hemos comido desde que nacimos el producto del suelo donde están enterrados nuestros ancestros y ancestras. Cada una de nuestras células se ha alimentado de los nutrientes que su carne y sus huesos regalaron a la tierra donde crecieron frutas y verduras y los pastos del ganado del que tomamos carne y leche. Hemos respirado el mismo aire que los antiguos pueblos pobladores de este territorio. Hemos bebido las mismas aguas que una y otra vez fluyen hasta el mar, se evaporan y vuelven a caer como lluvia para alimentar y fertilizar la tierra en un ciclo interminable y maravilloso. Este imaginario llamado Costa Rica se creó a partir de los deseos y necesidades de una parte de nuestros abuelos: los conquistadores que vinieron de Europa. Solo una parte, la que fundó repúblicas ignorando al habitante originario y que hoy le debe mucho porque le ha maltratado por siglos. No tomó en cuenta sensibilidades, cultura, legado y costumbres de una gran parte de la población y nunca hizo justicia sobre el asesinato y exterminio de tantas mujeres, hombres , niños y niñas inocentes. Con esta herida y este conflicto cargamos desde hace siglos. No lo olvidemos, hasta la total y absoluta integración y aceptación identitaria, reconociéndonos territorio multiétnico y pluricultural. En la foto estás mi amiga Dora Araya, conmigo, hace unos años que quisimos vestir estas nahuas gnobes para honrar esta identidad.

Julia Ardón

San José, Costa Rica

julio 9, 2014
SOY MESTIZA

Vamos recordando de nuevo nuestra condición mestiza.
Somos hijas e hijos de esta tierra y por nuestra sangre corre sangre indígena.
Hemos comido desde que nacimos el producto del suelo donde están enterrados nuestros ancestros y ancestras. Cada una de nuestras células se ha alimentado de los nutrientes que su carne y sus huesos regalaron a la tierra donde crecieron frutas y verduras y los pastos del ganado del que tomamos carne y leche. Hemos respirado el mismo aire que los antiguos pueblos pobladores de este territorio. Hemos bebido las mismas aguas que una y otra vez fluyen hasta el mar, se evaporan y vuelven a caer como lluvia para alimentar y fertilizar la tierra en un ciclo interminable y maravilloso.
Este imaginario llamado Costa Rica se creó a partir de los deseos y necesidades de una parte de nuestros abuelos: los conquistadores que vinieron de Europa. Solo una parte, la que fundó repúblicas ignorando al habitante originario y que hoy le debe mucho porque le ha maltratado por siglos. No tomó en cuenta sensibilidades, cultura, legado y costumbres de una gran parte de la población y nunca hizo justicia sobre el asesinato y exterminio de tantas mujeres, hombres , niños y niñas inocentes.
Con esta herida y este conflicto cargamos desde hace siglos.
No lo olvidemos, hasta la total y absoluta integración y aceptación identitaria, reconociéndonos territorio multiétnico y pluricultural.

En la foto estás mi amiga Dora Araya, conmigo, hace unos años que quisimos vestir estas nahuas gnobes para honrar esta identidad.
Julia Ardón
San José, Costa Rica
julio 9, 2014
Algunas malas noticias corren, algunas buenas noticias no. ¿ por qué no las tratamos por igual?  Me quedo pensando… Parece que tenemos preferencia por las malas….nos seducen, nos permiten darle la razón a los deseos de nuestro amargado cerebro. Nos cuesta a ratos tener la humildad de aceptar que la ilusión, la esperanza, la fe y el milagro podrían ganar las batallas cotidianas…y a cada rato! ¿ Quién se anima a compartir las buenas nuevas?  ¿ Es que no hay?

Julia Ardón
San José, Costa Rica
julio 9 2014

Algunas malas noticias corren, algunas buenas noticias no.
¿ por qué no las tratamos por igual?
Me quedo pensando…

Parece que tenemos preferencia por las malas….nos seducen, nos permiten darle la razón a los deseos de nuestro amargado cerebro. Nos cuesta a ratos tener la humildad de aceptar que la ilusión, la esperanza, la fe y el milagro podrían ganar las batallas cotidianas…y a cada rato!

¿ Quién se anima a compartir las buenas nuevas?
¿ Es que no hay?

Julia Ardón

San José, Costa Rica

julio 9 2014

FRIDA DESNUDA Nunca he visto una foto verdadera de Frida Kalho desnuda, cada vez que veo una veo un trabajo de photoshop contemporáneo. No me ofenden ni me molestan los desnudos, es más, son hermosos y valoro muchísimo el cuerpo humano como vehículo sagrado de la vida, pero me parece irrespetuoso que se publiquen esas fotos. No es el cuerpo de Frida, no es su cuerpo, no es correcto y no es justo ponerla a hacer lo que en vida no hizo. Frida pintó su cuerpo quebrado y desnudo en sus pinturas. Ella tenía cicatrices producto de decenas de operaciones. No tenía el cuerpo de muchachita adolescente con que la han presentado en alguna de esas fotos compuestas meditante la tecnología digital.  Ella pintó su cuerpo cargado de dolor.  Ese es el legado que nos dejó. No nos dejó un legado de mito erótico sexy acomodado al gusto estético del siglo XXI. Tengamos pudor y respeto hacia la gente que ya murió.  Si alguna de las fotos de ella desnuda que circulan es verdadera, me disculpan, pero creo que ninguna lo es.

Julia Ardón
San José , Costa Rica
julio 7, 2014

FRIDA DESNUDA

Nunca he visto una foto verdadera de Frida Kalho desnuda, cada vez que veo una veo un trabajo de photoshop contemporáneo. No me ofenden ni me molestan los desnudos, es más, son hermosos y valoro muchísimo el cuerpo humano como vehículo sagrado de la vida, pero me parece irrespetuoso que se publiquen esas fotos. No es el cuerpo de Frida, no es su cuerpo, no es correcto y no es justo ponerla a hacer lo que en vida no hizo.
Frida pintó su cuerpo quebrado y desnudo en sus pinturas. Ella tenía cicatrices producto de decenas de operaciones. No tenía el cuerpo de muchachita adolescente con que la han presentado en alguna de esas fotos compuestas meditante la tecnología digital.  Ella pintó su cuerpo cargado de dolor.  Ese es el legado que nos dejó. No nos dejó un legado de mito erótico sexy acomodado al gusto estético del siglo XXI.

Tengamos pudor y respeto hacia la gente que ya murió.

Si alguna de las fotos de ella desnuda que circulan es verdadera, me disculpan, pero creo que ninguna lo es.

Julia Ardón

San José , Costa Rica

julio 7, 2014

AK 47 con culatín plegable. ¿ de dónde vendrán los sueños? Estaba soñando ahora por la mañanita. Conversaba con Víctor largo y tendido alrededor de la limpieza , arme y desarme de un fusil AKA 47 de culatín plegable. Pues sí. Yo he visto de esos en mi vida. Vengo del tiempo de las revoluciones armadas de los años setenta y ochenta.  Estábamos en una habitación muy blanca, recién levantados, compartiendo muy intimamente mientras él realizaba la tarea. Terminó de limpiar, armar, aceitar el aparato y yo lo tomé, le quité el magazine y revisé que no tuviera bala en boca y disparé hacia arriba. “Click” el sonido mudo.  Apunté la mira hacia la pared blanca , otro click. Víctor me observaba. En eso nos miramos. Pasa un ángel y nos abrimos a otro episodio de intimidad, comenzaron sus besos. Yo le besé los ojos. Los cerró.  Recuerdo que le dije “no me siento cómoda. No me he lavado los dientes” él se rió. Ya vengo, le dije.  Me levanté. Ya no estaba soñando. De repente fue hoy 6 de julio de 2014 en mi casa en San José. Estaba en mi lavatorio lavándome los dientes y el sueño había sido un sueño. De vuelta al cuarto. No es blanco. Y sobre la cama, más alta que la del sueño, solamente 3 almohadas. Tampoco es blanco nada, ni las sábanas, ni el cuarto. Es verde. Las cortinas son verdes, la colcha es verde, y está oscuro.

Julia Ardón
San José, Costa Rica
julio 6, 2014

AK 47 con culatín plegable.

¿ de dónde vendrán los sueños?

Estaba soñando ahora por la mañanita.
Conversaba con Víctor largo y tendido alrededor de la limpieza , arme y desarme de un fusil AKA 47 de culatín plegable. Pues sí. Yo he visto de esos en mi vida. Vengo del tiempo de las revoluciones armadas de los años setenta y ochenta.
Estábamos en una habitación muy blanca, recién levantados, compartiendo muy intimamente mientras él realizaba la tarea.
Terminó de limpiar, armar, aceitar el aparato y yo lo tomé, le quité el magazine y revisé que no tuviera bala en boca y disparé hacia arriba. “Click” el sonido mudo.
Apunté la mira hacia la pared blanca , otro click. Víctor me observaba.
En eso nos miramos. Pasa un ángel y nos abrimos a otro episodio de intimidad, comenzaron sus besos. Yo le besé los ojos. Los cerró.
Recuerdo que le dije “no me siento cómoda. No me he lavado los dientes”
él se rió.
Ya vengo, le dije.

Me levanté. Ya no estaba soñando. De repente fue hoy 6 de julio de 2014 en mi casa en San José.

Estaba en mi lavatorio lavándome los dientes y el sueño había sido un sueño.

De vuelta al cuarto. No es blanco. Y sobre la cama, más alta que la del sueño, solamente 3 almohadas. Tampoco es blanco nada, ni las sábanas, ni el cuarto. Es verde. Las cortinas son verdes, la colcha es verde, y está oscuro.

Julia Ardón

San José, Costa Rica

julio 6, 2014


La angustia de NOSOTRAS: las pocas personas que en el mundo vivimos en situación de privilegio.
TODAS las personas que tenemos privilegios económicos, situaciones de comodidad y de deshogo, en tanto no vivimos en una sociedad responsable del bienestar de la gente; somos corresponsables de las injusticias y necesidades que padece la mayoría de la gente del mundo. Por cada uno y cada una de nosotras en situación de comodidad hay miles de personas en situación de incomodidad.
Cambiar esto de verdad y para siempre pasa primero por una toma de conciencia de lo anterior.
¿ Merezco yo todo lo que tengo? ¿ No merecen los demás lo que yo tengo? ¿ Por qué unos tipos de trabajo son más valorados que otros? ¿ quién tomó desde hace siglos la decisión, por ejemplo, de que el trabajo intelectual valía más que el manual? ¿ Por qué quien estudia merece recibir más dinero que quien no estudió? ¿ todo el que no estudia es porque no quiso estudiar o fue porque no pudo? ¿ merece menos quien trabaja de sol a sol que quien está en un aula leyendo o en una oficina con aire acondicionado? ¿ Merece vivir mejor quien heredó que quien no heredó nada? ¿ Por qué por ejemplo el trabajo doméstico, el de criar hijos e hijas no se valora económicamente? ¿ es menos trabajo ese que criar caballos o cerdos o gallinas? ¿ quién tomó esas decisiones? ¿ por qué?
Las preguntas pueden ser montones: ¿ De dónde vienen mis ancestros? ¿ por qué yo ocupo el lugar social que ocupo? ¿ quién me colocó aquí? ¿ qué hice para “merecerlo”?
TODAS las personas que tenemos privilegios económicos somos partícipes y corresponsables de las injusticias y necesidades en que viven muchas otras personas. No somos más para merecer más. Y muy pocos valientes en el mundo han tenido la entereza para despojarse de sus privilegios y compartirlos con los demás. Esas personas son especiales, casi santos, santas. Poquísimas. ¿ Estoy yo dispuesta a ello? ¿ sería capaz, como San Francisco de Asís, de renegar de mis placeres y riqueza e irme por el mundo desnuda o en harapos a ser un ser viviente bueno, compasivo, desprendido y total y absolutamente pobre en bienes materiales? ¿ estaría yo dispuesta a vivir de la caridad? ¿ Puedo renunciar a todo? ¿ o a la mitad de lo que tengo?
En esta sociedad en que todo se rige por el dinero como herramienta de cambio hay mucha injusticia. El dinero es todo. Todo está medido por él, quien lo tiene puede vivir con dignidad, quien no lo tiene no. ¿ Es eso justo?
Si por ejemplo el alimento, la tierra y la herramienta para sembrar, el agua limpia, el acceso a la atención médica , la educación y el disfrute de las artes fueran cosiderados derechos inalienables de toda persona solo por el hecho de estar viva podríamos avanzar hacia una convivencia de mayor equidad. ¿ cuánto nos falta para eso? Quien ha osado proponer cosas así ha sido tildado de fanático, loco o peligroso antisistema. Nos falta mucho para llegar a considerar como válido llegar a algo así. Hasta se le erizan a una los pelos cuando ve propuestas tan “locas” como la del movimiento Zeitgeitz. ¿ han visto las películas?
Pero seamos honestos. Mientras esto no sea así…nos toca a quienes tenemos privilegios ser más solidarios, generosos y amables con quienes no tienen privilegios, pero tenemos que saber que siempre, siempre , estamos haciendo poco. Poquísimo.
¿ Porque qué podemos hacer si vivimos en un mundo creado así desde hace tantos siglos? Lo que hagamos será poco, reitero, pero es algo. Peor es nada. Podemos involucrarnos en política de la decente para cambiar las cosas, podemos involucrarnos en activismo social para ayudar a los demás, podemos incluso sumarnos a esfuerzos solidarios o caritativos, podemos aprender a escuchar más a quien tenemos al lado, podemos contribuir, aportar, donar a causas justas, muchos tipos de pequeñas cosas podemos hacer, pero siempre con la conciencia de que seguimos en situación de privilegio, y que eso no es justo.
Hacer concurso de honestidad, corrección y coherencia entre quienes vivimos privilegios es un ridículo total y da pena ajena. El rico es rico porque hay pobres. Punto. No hay nadie que tenga plata que no haya podido atesorar riqueza sin el trabajo y colaboración de muchas otras personas. Nadie se puede hacer rico solo, por más trabajador que haya sido. Ninguna familia pudo hacerse rica sin el sudor y necesidades de muchas otras familias. El capitalismo se construyó así y vivimos en el capitalismo. Y la otra alternativa, el socialismo, ensayo con más o menos éxitos en la búsqueda de la equidad en otras partes del planeta no ha podido despegar en tanto ha persistido en el cuero de mucha de la gente que ha lidereado ese proceso de cambio, el afán de estar por encima de otra, sostener privilegios o maltratar por la fuerza y la imposición a quien ose cuestionar sus propuestas.  Nos falta mucho. Tampoco era por ahí. Creo yo. Al menos no tengo evidencia que me lo compruebe.
Mientras tanto…¿ vamos a intentar salvar el propio pellejo creyéndonos moralmente superiores a otras personas? ¿ o vamos a recordar por qué tenemos lo que tenemos? Quienes tenemos información, formación y conocimiento, quienes hemos tenido el privilegio de haber podido estudiar no tenemos excusa para escudarnos en la armadura de la soberbia. Qué va. Humildad.
Nosotros, nosotras, las angustiadas personas privilegiadas pero concientes del origen de esta condición , tenemos que seguir viviendo con este peso, con esta culpa y con este dolor…y nos toca ver qué hacemos con esto. Seamos más creativas en nuestro afán de aliviarnos el paso por la vida. Juzgar a quienes creemos más privilegiados que nosotros es el camino fácil. Hay otros caminos, la mayoría más duros; y comienzan ante el espejo donde se ve la viga del ojo propio ¿ tenemos suficiente valor para atrevernos a enfrentar la imagen que vamos a ver allí?

Julia Ardón
San José, Costa Rica
junio 28. 2014

La angustia de NOSOTRAS: las pocas personas que en el mundo vivimos en situación de privilegio.

TODAS las personas que tenemos privilegios económicos, situaciones de comodidad y de deshogo, en tanto no vivimos en una sociedad responsable del bienestar de la gente; somos corresponsables de las injusticias y necesidades que padece la mayoría de la gente del mundo. Por cada uno y cada una de nosotras en situación de comodidad hay miles de personas en situación de incomodidad.

Cambiar esto de verdad y para siempre pasa primero por una toma de conciencia de lo anterior.

¿ Merezco yo todo lo que tengo? ¿ No merecen los demás lo que yo tengo? ¿ Por qué unos tipos de trabajo son más valorados que otros? ¿ quién tomó desde hace siglos la decisión, por ejemplo, de que el trabajo intelectual valía más que el manual? ¿ Por qué quien estudia merece recibir más dinero que quien no estudió? ¿ todo el que no estudia es porque no quiso estudiar o fue porque no pudo? ¿ merece menos quien trabaja de sol a sol que quien está en un aula leyendo o en una oficina con aire acondicionado? ¿ Merece vivir mejor quien heredó que quien no heredó nada? ¿ Por qué por ejemplo el trabajo doméstico, el de criar hijos e hijas no se valora económicamente? ¿ es menos trabajo ese que criar caballos o cerdos o gallinas? ¿ quién tomó esas decisiones? ¿ por qué?

Las preguntas pueden ser montones: ¿ De dónde vienen mis ancestros? ¿ por qué yo ocupo el lugar social que ocupo? ¿ quién me colocó aquí? ¿ qué hice para “merecerlo”?

TODAS las personas que tenemos privilegios económicos somos partícipes y corresponsables de las injusticias y necesidades en que viven muchas otras personas. No somos más para merecer más. Y muy pocos valientes en el mundo han tenido la entereza para despojarse de sus privilegios y compartirlos con los demás. Esas personas son especiales, casi santos, santas. Poquísimas. ¿ Estoy yo dispuesta a ello? ¿ sería capaz, como San Francisco de Asís, de renegar de mis placeres y riqueza e irme por el mundo desnuda o en harapos a ser un ser viviente bueno, compasivo, desprendido y total y absolutamente pobre en bienes materiales? ¿ estaría yo dispuesta a vivir de la caridad? ¿ Puedo renunciar a todo? ¿ o a la mitad de lo que tengo?

En esta sociedad en que todo se rige por el dinero como herramienta de cambio hay mucha injusticia. El dinero es todo. Todo está medido por él, quien lo tiene puede vivir con dignidad, quien no lo tiene no. ¿ Es eso justo?

Si por ejemplo el alimento, la tierra y la herramienta para sembrar, el agua limpia, el acceso a la atención médica , la educación y el disfrute de las artes fueran cosiderados derechos inalienables de toda persona solo por el hecho de estar viva podríamos avanzar hacia una convivencia de mayor equidad. ¿ cuánto nos falta para eso? Quien ha osado proponer cosas así ha sido tildado de fanático, loco o peligroso antisistema. Nos falta mucho para llegar a considerar como válido llegar a algo así. Hasta se le erizan a una los pelos cuando ve propuestas tan “locas” como la del movimiento Zeitgeitz. ¿ han visto las películas?

Pero seamos honestos. Mientras esto no sea así…nos toca a quienes tenemos privilegios ser más solidarios, generosos y amables con quienes no tienen privilegios, pero tenemos que saber que siempre, siempre , estamos haciendo poco. Poquísimo.

¿ Porque qué podemos hacer si vivimos en un mundo creado así desde hace tantos siglos? Lo que hagamos será poco, reitero, pero es algo. Peor es nada. Podemos involucrarnos en política de la decente para cambiar las cosas, podemos involucrarnos en activismo social para ayudar a los demás, podemos incluso sumarnos a esfuerzos solidarios o caritativos, podemos aprender a escuchar más a quien tenemos al lado, podemos contribuir, aportar, donar a causas justas, muchos tipos de pequeñas cosas podemos hacer, pero siempre con la conciencia de que seguimos en situación de privilegio, y que eso no es justo.

Hacer concurso de honestidad, corrección y coherencia entre quienes vivimos privilegios es un ridículo total y da pena ajena. El rico es rico porque hay pobres. Punto. No hay nadie que tenga plata que no haya podido atesorar riqueza sin el trabajo y colaboración de muchas otras personas. Nadie se puede hacer rico solo, por más trabajador que haya sido. Ninguna familia pudo hacerse rica sin el sudor y necesidades de muchas otras familias. El capitalismo se construyó así y vivimos en el capitalismo. Y la otra alternativa, el socialismo, ensayo con más o menos éxitos en la búsqueda de la equidad en otras partes del planeta no ha podido despegar en tanto ha persistido en el cuero de mucha de la gente que ha lidereado ese proceso de cambio, el afán de estar por encima de otra, sostener privilegios o maltratar por la fuerza y la imposición a quien ose cuestionar sus propuestas.
Nos falta mucho. Tampoco era por ahí. Creo yo. Al menos no tengo evidencia que me lo compruebe.

Mientras tanto…¿ vamos a intentar salvar el propio pellejo creyéndonos moralmente superiores a otras personas? ¿ o vamos a recordar por qué tenemos lo que tenemos? Quienes tenemos información, formación y conocimiento, quienes hemos tenido el privilegio de haber podido estudiar no tenemos excusa para escudarnos en la armadura de la soberbia. Qué va. Humildad.

Nosotros, nosotras, las angustiadas personas privilegiadas pero concientes del origen de esta condición , tenemos que seguir viviendo con este peso, con esta culpa y con este dolor…y nos toca ver qué hacemos con esto. Seamos más creativas en nuestro afán de aliviarnos el paso por la vida. Juzgar a quienes creemos más privilegiados que nosotros es el camino fácil. Hay otros caminos, la mayoría más duros; y comienzan ante el espejo donde se ve la viga del ojo propio ¿ tenemos suficiente valor para atrevernos a enfrentar la imagen que vamos a ver allí?

Julia Ardón

San José, Costa Rica

junio 28. 2014

EL MARIDO QUE PREFIERE QUE LA ESPOSA ESTE GORDITA



El marido que prefiere que su esposa esté “gordita”, para que no “se la quiten”.
Esto pasa.
De alguna manera, y sin que fuera tan tácito, yo vivi durante mi matrimonio algo similar. Siendo mi marido 20 años mayor que yo, siempre tenía encima el fantasma de que yo “lo iba a dejar”. En mis años de lucha contra el sobrepeso él se esmeraba en decirme que me quería gordita, que así era linda y cosas así, me regalaba reproducciones de arte de Botero, me regaló una nigüenta de Leda Astorga…cuando yo hacía dietas me llegaba con un postre, me invitaba a comer a sitios…

Varias veces llegamos a hablar del tema. Me decía que no hacía esas cosas de forma conciente, pero si me preguntó por qué me empeñaba tanto en adelgazar, si lo único que iba a lograr era que “me persiguieran los hombres” , que a él yo le gustaba así.
Yo le expliqué que yo no me gustaba así, que quería estar más delgada, pero sin darme cuenta “le hice caso”. De algún modo tuve miedo de ser atractiva a otros hombres.

Qué pena que el atractivo de una como mujer esté tan determinado por el peso o la figura. Sé que no todos respiran de ese modo, pero si la mayoría. Negarlo es una tontería. Enfrentémoslo: es así, y nos duele y nos ofende a quienes no somos delgadas.

No fue mi esposo un hombre celoso en el sentido tradicional del término, pero si había en esa posición un trasfondo machista de querer controlar el tema a su favor.

Hubo un tiempo también, al inicio de nuestra relación, en que me regalaba ropa un poco masculina para mi gusto. Tuve también que decirle que me gustaban las cosas un poco más “femeninas”. No le hacía gracia a él verme maquillada, con tacones, con ropa digamos “sexy”….aún así cambió el estilo de los regalos por cosas un poco distintas pero clásicas y yo misma fui sin darme cuenta cambiando mi estilo por uno que se adaptaba más a lo que a él le gustaba que a lo que a mi realmente me gustaba. Este tema marcó mucho nuestra relación y me marcó a mi.

Siempre me costó encontrar la fuerza para adelgazar….el tiempo pasó, me aprendí a aceptar como era y hoy con 51 años no tengo la voluntad de esforzarme demasiado porque sé que el proceso es duro, no en el sentido del sacrificio de dejar de comer cosas o de hacer horas de ejercicio…sino porque si me empeño en el tema inevitablemente revivo cosas que me duelen demasiado. Todavía.

¿ Si lo amé? Total y absolutamente. Estoy segura de que él me amó también total y absolutamente. Se lo demostré todo lo que pude y me lo demostró todo lo que pudo antes de que muriera. Pero ello no me ciega para no vernos con cierta distancia como pareja hija de un tiempo y un espacio histórico donde estas cosas ocurrieron y siguen ocurriendo.

Julia Ardón

San José, Costa Rica

junio 25, 2014

LO MORAL O LO INMORAL EN EL MATRIMONIO:

Estoy viendo una película muy buena LA REINA INFIEL, danesa.


La cosa es que me quedo pensando en algo que es obvio pero que a menudo no recordamos.
¿ por qué se “perdonan” más a menudo las infidelidades de los esposos que las de las esposas?

Se arguye que la causa es religiosa, hija de la tradición judeocristiana ( y musulmana) , claramente patriarcal. Patriarcal, sí…pero parte de una motivación puramente económica: El hombre puede tener sexo con cualquier mujer porque los hijos o hijas que tenga fuera del matrimonio al ser ilegítimos solo engrosarán las filas de la mano de obra barata…las mujeres en cambio si son infieles podrian tener hijas o hijos ilegítimos que no sabrá que lo son y por eso sus maridos tendrán que “mantenerlos” y “heredarles”… Conlleva además un tema de estratificación social crudísimo.

De igual manera es el tema del celibato en la Iglesia Católica. Teniendo la Iglesia Católica tantas propiedades, ¿ qué mejor que impedir a los sacerdotes tener hijas o hijos legítimos….? de esta manera nadie hereda nada y las propiedades siguen siendo parte de la Iglesia.

El origen de todo el asunto, aunque se esgriman supuestas motivaciones morales solo tiene su origen en consideraciones económicas, de propiedad privada, de poder. Eso es el patriarcado, vigente hoy día y que reproducimos de manera colectiva aunque digamos no compartirlo.

Al final, las mujeres reducidas a su mínima expresión: vientres para perpetuar las dinastías y monarquías en un caso y en otro los ejércitos de trabajadores y trabajadoras baratas. Sostener la realidad: que los ricos y privilegiados sean poquitos y los pobres y necesitados muchos, así las monarquías se garantizaban bastantes vasallos, sirvientas y soldados.

Julia Ardón

San José, Costa Rica

junio 23, 2014

LA SOBERBIA
( ilustración de Gerardo Ramos)

No hay error más grande que darle poder a una persona mediocre. ¿ por qué? Porque hará todo lo posible para que nadie brille, nadie vuele ni nadie se destaque a su alrededor, porque interpondrá obstáculos y murallas constantemente para que no se acerque quien le pueda hacer sombra, quien le recuerde con su luz que le falta mucho para merecer ocupar el espacio que ocupa. La gente mediocre se escuda en una aparente soberbia, mantiene la distancia, no se roza, no te mira a los ojos, te evade. Está muerta de miedo.
Julia Ardón
San José, Costa Rica
junio 17, 2014

LA SOBERBIA

( ilustración de Gerardo Ramos)

No hay error más grande que darle poder a una persona mediocre. ¿ por qué? Porque hará todo lo posible para que nadie brille, nadie vuele ni nadie se destaque a su alrededor, porque interpondrá obstáculos y murallas constantemente para que no se acerque quien le pueda hacer sombra, quien le recuerde con su luz que le falta mucho para merecer ocupar el espacio que ocupa.
La gente mediocre se escuda en una aparente soberbia, mantiene la distancia, no se roza, no te mira a los ojos, te evade.
Está muerta de miedo.

Julia Ardón

San José, Costa Rica

junio 17, 2014